Aepe - Asociación europea de profesores de Español

Hemos visto


Reseña de SÉPTIMO, de Patxi Amezcua

Reseña de SÉPTIMO, de Patxi Amezcua

Título original: Séptimo

Director: Patxi Amezcua

Reparto: Ricardo Darín, Belén Rueda, Luis Ziembrowski, Osvaldo Santoro

Estreno en España: 07/11/13

Duración: 85 minutos

Web oficial: http://www.septimolapelicula.es

Uno de los principios que basaban el inmortal sentido del suspense de Alfred Hitchcock consistía en ofrecer a su audiencia más información de la trama que a sus personajes: el terror nacía en la mayoría de los clásicos del genio de la imposibilidad del espectador por evitar un desenlace que siempre se intuye fatal y cuya espera juega con la angustia de la platea.  En la actualidad, los mecanismos para invocar el miedo se han sofisticado y la influencia de la narrativa de la pequeña pantalla, con sus códigos y sus tramas distribuidas en una línea de episodios con cierta continuidad, ha producido un cambio en las bases del género: aunque en un sentido estricto el espectador nunca controló ni controla las riendas de la ficción, ni tan siquiera con el maestro Hitchcock, el nuevo cine de terror juega a aturdir al público restándole todo el protagonismo pero al mismo tiempo contando con él, invitándole a ser espía, que no participante activo, de un misterio que cada película desarrolla con mayor o menor pericia.

Séptimo, thriller del cineasta vasco Patxi Amezcua producido por el sello catalán Ikiru Films, es un ejemplo de esa evolución del cine de terror, más concretamente una demostración de que la premisa argumental ha pasado a ser para las nuevas generaciones de autores la base de toda la obra. En unos casos dicha premisa atañe a la concepción visual de la ficción o a los puntos de vista empleados (REC de Jaume Balagueró, con su estilo impúdico a la par que coreografiado, con la espontaneidad y al mismo tiempo la estudiada estrategia de la cámara en mano, es el exponente más importante de los últimos años), pero en el caso de Séptimo, como ya sucedía en la reciente Grand Piano, todo descansa sobre el ingenio de un giro narrativo. La película nos presenta el devenir de un matrimonio en proceso de separación y sus dos hijos una mañana más en la ajetreada Buenos Aires, el marco que preside los títulos de crédito tanto iniciales como de clausura. Todo parece normal y rutinario hasta que irrumpe una sorpresa de guion que quiebra el relato: el padre (Ricardo Darín), un abogado sobre el que descansa la resolución del caso judicial más mediático del momento, pierde a los pequeños en el inmenso bloque de pisos e inicia una búsqueda desesperada por todos los recovecos del edificio.

A la contra de Hitchcock, Amezcua nunca ofrece asideros tangibles que aporten luz a la historia, dando como resultado una mezcla de cine detectivesco y de suspense que crea desasosiego a cada descubrimiento del protagonista. Con todo, el hecho de no contar con el espectador en el desarrollo de la historia y en la resolución del misterio acaba pasando factura al film y le resta intensidad. Séptimo, desveladas todas sus cartas, termina siendo la exposición de una familia rota cuyos miembros se pierden y reencuentran en unos recurrentes espacios interiores asociados a una vida en conjunto ya rota. Lástima que a las puertas de su resolución el espectador no haya podido interactuar con el film más allá de teorizar posibles explicaciones lógicas de un hecho irracional. Séptimo, si bien está dotada de una fotografía atmosférica, unos trabajos actorales notables y un guion efectivo, no sabe convertir sus espacios claustrofóbicos en verdaderos túneles del terror, no consigue que la curiosidad del espectador derive en pleno interés y prefiere producir mero desconcierto allá donde debería desplegarse la angustia sin paliativos. Séptimo es en el fondo tan sencilla de explicar como difícil de ejecutar, y pese al oficio de todas sus partes carece de la mano curtida de Hitchcock para convertir lo sencillo en un campo minado de miedos y matices. Funciona, eso sí, como juego de masas orquestrado por un cine español tan necesitado de buenas películas como de ganchos comerciales: Séptimo, defectos aparte, es un entretenimiento de primera orden.

Inicio | Noticias | Actividades | Publicaciones | Medios | Contacto jocuri

Aviso legal    Logo Aepe  © 2017  Tictac Soluciones Informáticas  Tictac Soluciones.